jueves, 28 de mayo de 2015

SUEÑOS BICICLETEROS



Sueño…



… que “carril bici” son todos los carriles.



… con persecuciones policiales en bicicleta, con puestos de fruta tirados por los suelos, bicis chocando y saltando por los aires y un tren (cargado de pedales) que corta el paso a las bicis patrulla en el último momento.



… que el Coyote se compró una bicicleta, y por fin pilló al Correcaminos.



… con una ciudad libre, limpia, sin ruidos. Con mariposas perfumadas de mandarina, fresa y limón.



… que vuelvo a mi infancia y juego despreocupado, en la calle al balón.



… sueño… Y mientras sueño, mi bicicleta sueña. Sueña que toca el timbre como los ángeles cuando tocan como Dios, y que es la solista estrella de la Orquesta de Bicicletas. Y que va de gira por todo el mundo. Y que triunfa en cada biciconcierto. Y que tiene, un novio, en cada puerto.

La Mujer del Tiempo
Alberto Vicioso bicicleta
FOTO: Alberto Vicioso

jueves, 21 de mayo de 2015

DESMANTELAMIENTO DE LA VÍA EN HUELMOS-CARDEÑOSA

No tenemos constancia de qué se pretende hacer tras el desmantelamiento de la catenaria de la vía de ferrocarril a la altura de la estación de Huelmos-Cardeñosa.

Vía de la Plata

Vía de la Plata

Vía de la plata

sábado, 16 de mayo de 2015

9 TRIBUS DEL CICLISMO URBANO

Quién usa casco y quién no. Quién se mueve entre los coche. Quién sólo va por el carril bici. Quién la usa a diario. Quién sólo de vez en cuando. Quién va “equipado”. Quién usa casco. Quién no…

Hay muchos tipos de ciclista urbano ¿TÚ DE CÚAL ERES?
     
  1. Ciclista Urbano ESTANDAR

Es el grupo más numeroso dentro de los Ciclistas Urbanos y dónde más variedad suele haber en cuanto a bicicletas, indumentaria, uso de casco, etc. Hay tanto hombres como mujeres. Usan la bici como medio de transporte y están en mayor o menor medida concienciad@s. Acuden a eventos relacionados con la bici siempre que se da la ocasión. Se mueven sobre todo por la calzada aunque también hacen uso de las aceras o carriles bici si eso les facilita el trayecto. No utilizan ningún tipo de ropa o calzado específico para montar en bici.  Este grupo se subdivide a su vez en dos grupos:

1.1 Ciclista urbano ESTÁNDAR “DESASTRE

No le presta mucha atención a su bici. La usa, la reivindica e incluso puede llegar a amarla, pero no se preocupa mucho de su mantenimiento. Con que le lleve y le traiga es suficiente. Posiblemente sea una bici prestada, o de segunda mano. Aparca donde encaja.
-          Radio de acción de sus rodadas = Cualquier parte de la ciudad.
-          Candado = Sí. Cadena con candado propiamente dicho.
-     Complemento indispensable = Guardabarros (sólo uno, delantero o trasero) y riñonera con parches estropeados y bote de pegamento seco. Puede llevar una cesta de fruta (Ciclista Urbano Estándar “Desastre-frutero”)

            1.2 Ciclista Urbano ESTÁNDAR “APAÑAO

Como su propio nombre indica, es más “apañao” que el Ciclista Urbano Estándar “Desastre” y su bici se encuentra en un estado bastante más aceptable. Es más probable que use casco u otras cosas exóticas como el chaleco reflectante.
-          Radio de acción de sus rodadas = Cualquier parte de la ciudad.
-          Candado = Sí. Posiblemente candado en forma de U.
-         Complementos indispensables = Guardabarros completo. Trasportín y/o cesta (si es de fruta: Ciclista Urbano Estándar “Apañao-frutero”)

  1. Ciclista Urbano FAMILIAR

Como toda niña o niño ha de tener una bicicleta, y hay que hacer deporte en familia, el Ciclista Urbano Familiar se trae su bici del pueblo o se compra una ya que estamos y vuelve a montar en bicicleta después de años montando sólo en coche. Redescubre las agradables sensaciones que esta actividad le producía y está deseando que haga buen tiempo para tener excusa y salir a dar un paseo en bici en familia. Incluso, algún día quizás se anime a salir sol@. Madres, padres, niños y niñas fundamentalmente.
-          Espacio fundamental de rodadas = Carril bici de extrarradio (o sea, carril bici)
-          Candado = No.
-     Complementos indispensables = Casco, chaleco reflectante, timbre, coderas, rodilleras, fruta y sándwich para la merienda…

  1. Ciclista Urbano MODERNISTA

Bici plegable, fixie, restaurada, retro, clásica o vintage. Puede que lleve casco o no. Dependerá de si le queda bien o no, pues la característica fundamental del Ciclista Urbano Modernista es su elegancia y cuidada estética (hípster o casual desenfadada). Está a la última moda y al corriente de las últimas tendencias.
Tiene clara consciencia de Ciclista Urbano y participa en encuentros ciclistas, quedadas, eventos, etc.
-          Radio de acción de sus rodadas = Fundamentalmente, la calzada y los bares más “in” del lugar.
-          Candado = Sí. Uno bonito.
-          Complemento principal = Barba (en el caso de los hombres) y alforjas de cuero.

  1. Ciclista Urbano POST-MEGA-ULTRA-MODERNISTA

Monociclo eléctrico, bici customizada o incluso hecha entera por encargo. Siempre va una pedalada por delante de las últimas tendencias. Es Ciclista Urbano, pero nunca se autodefinirá así, porque el/ella es indefinible, inclasificable, únic@.
-          Radio de acción de sus rodadas = Lugares exclusivamente exclusivos.
-     Candado = No (salvo que también sea electrónico, customizado o hecho por encargo.
-          Complementos indispensables = Palo de selfie.

  1. Ciclista Urbano POR CUENTA AJENA

Su característica principal es que su bicicleta no es suya. Por distintas razones, usa las de los sistemas de préstamos de bicicleta de su ciudad.
Cierto nivel de concienciación ciclista. No usa casco.
-          Radio de acción de sus rodaduras = De punto de préstamo a punto de préstamo y tiro porque me toca.
-          Candado = No. Su candado es el propio punto de préstamo.
-          Complemento indispensables = No se le conocen.

  1. Ciclista Urbano POR INERCIA

Normalmente chico. Usa la bici por inercia, porque la ha usado desde niño y la tiene en casa. O porque donde él vivía lo más normal era ir en bici. O porque es la forma más rápida, cómoda y barata de llegar a donde va, que suele ser el instituto, la facultad o cualquier otro lugar. Bici de montaña básica. Nula autopercepción como Ciclista Urbano. No suele usar casco.
Gran parte de sus trayectos los hace por la acera.
Hay bastantes probabilidades de que deje de montar en bici una vez que encuentre trabajo y tenga una vida “como debe de ser”. O cuando considere que “ya es mayor”.
-          Radio de acción de sus rodadas = De casa al instituto, facultad o donde vaya, y vuelta.
-          Candado = Sí. El más barato.
-      Complemento indispensable = Ninguno. Para el Ciclista Urbano por Inercia los complementos no son indispensables, son innecesarios.

  1. Ciclista Urbano BRINCADOR

Su bici es pequeña y negra. Carece de sillín o si lo tiene, lo tiene tan bajado que es difícil suponer que lo usará para sentarse en él. Ruedas gordas y tirando a poco hinchadas.
-     Radio de acción de sus rodadas = Por donde más cosas haya para saltar o esquivar.
-      Candado = Sí. El menos pesado posible.
-    Complementos indispensables = “Chorizo” en manillar y barra central del cuadro. Barritas laterales en el eje trasero.

  1. Ciclista Urbano DEPORTISTA

Quienes están en esta categoría no suelen considerarse a si mism@s Ciclistas Urbanos. Usan su bicicleta (“de carreras” o “de montaña”, pero eso sí, cara) para hacer deporte, no para moverse por la ciudad, pero claro, para ir desde su casa hasta su destino (la carrera o el camino) muchas veces han de ir por ciudad. Quizás sólo será un rato, pero ahí, son Ciclistas Urbanos. 
Puede encontrárseles principalmente los fines de semana, sobre todo por la mañana. Mayoritariamente hombres. Usan ropa de colorines y casco.
-          Radio de acción de sus rodadas = De casa a la carretera o al camino, y vuelta.
-          Candado = No.
-          Complementos indispensables: Bote de agua y piernas depiladas.

  1. Ciclista Urbano FALSO

Al contrario del Ciclista Urbano Deportivo, el Ciclista Urbano Falso, sí se auto considera Ciclista Urbano, pero no lo es. Como quien se considera donante de sangre y la última vez que fue a donar fue hace 10 años, el Ciclista Urbano Falso tiene bici (arrinconada en un balcón o en un trastero), es partidario de su uso, pero un día por otro, ni se acuerda de ella. Bueno, se acuerda de ella cuando está atrapado en su coche en interminable atasco.  Ausencia de radio de acción, de candado y de complementos.



La Mujer del Tiempo



Salamancca bici
Ilustración de Josep Segarra



GARRIDO SE VISTE DE SEDA

La reciente reforma de las aceras de la calle Los Cedros en Garrido nos desalienta por lo poco que ha supuesto para el barrio y la nula reflexión planteada sobre el espacio público y sus funciones.  250.000 € tan solo para "mejorar más de 7.000 metros cuadrados de las aceras".  

Sin embargo no parece tratarse de un asunto relevante en el dia día de la ciudad. Nos referimos concretamente no solo a "mejorar" las aceras de este y otros barrios, sino a ponerlas en duda, a repensar su distribución o a analizar la segregación de estos 7.000 metros cuadrados en relación a otros espacios mayoritarios, generalmente dedicados al tráfico motorizado.  Todos ellos son espacios sin duda imprescindibles para la convivenca y la interacción urbana.  Pero mientras prevalezca la necesidad imperante por parte de las instituciones y, por qué no decirlo, alentada a su vez por una deidad cochista aceptada socialmente de sostener una ciudad y su organización en función del espacio para los coches, se seguirá hipotecando cualquier tentativa feliz de consolidar, ampliar y "amabilizar" zonas peatonales y, en definitiva, de crear y consolidar escenarios proclives al desarrollo de una sociedad más madura, saludable y garante -sin ir más lejos- de sí misma. En definitiva, la calle es un reflejo de cómo somos y cómo queremos vivir la ciudad.  Mientras no queramos cambiarla, poco a nada se podrá hacer.

Para aclararlo nos gustaría mostraros un ejemplo de cómo pensando un poco mejor las reformas urbanas del espacio público (el espacio de todos) se pueden promover iniciativas socioeconómicas y culturales en el urgente camino hacia ciudades más sensatas y alejadas de cánones que ya están caducos en otras.  Estas pautas, enemigas de la misma ciudad,  son sencillamente el servilismo y la rendición de cuentas al transporte en coche.  Si, tal vez nos obsesionamos con el coche, pero sin duda es una de las amenazas más peligrosas y paradójicamente más camuflada en las ciudades.  No deja de ser sin embargo un enemigo eufemístico ya que cuando nos referimos al coche lo hacemos en realidad al fragor colectivo (y por ende político) que alienta esa manera tan desigual de entender y definir la urbe.  Aquí encontramos una de las claves.

La reforma de las aceras en Salamanca (Avda. Filiberto Villalobos y Los Cedros por ejemplo) a pocos meses de las elecciones responde a una equívoca creencia de que lo moderno -en contraposición a la memoria y a lo antiguo- es un concepto benigno, motivo de júbilo y una desafortunada coyuntura para obtener un puñado más de votos  (queremos pensar que no, que estas reformas no dan votos...)  Por lo visto, la "modernidad" del barrio la traen las nuevas aceras por muy estrechas que sean, por muy mal diseñadas que estén, por muy injustas, por muy abandonadas que estén de pequeños comercios...  El caso es que cuando se eleva el centro histórico de Salamanca a lo sublime el y se descarta al resto, es decir, a la inmensa mayoría de la ciudad, deberíamos detenernos a pensar seriamente que está pasando.  ¿Son o no son las aceras un patrimonio cultural-histórico-artístico?   Las calles, el lugar y esencia donde se desarrolla la vida en una ciudad, son sin duda un patrimonio difícil de soslayar en la encrucijada actual de esa falsa "modernidad" a la que nos avocan las instituciones.  Es tan falaz que no permite por ejemplo colocar un aparcamiento para bicicletas en la "patrimonial" Plaza de Anaya pero que posterga en cambio aceras a la eternidad (en 40 años nos habremos muerto) de menos de un metro en el barrio de Garrido.

El encuentro de la Calle Gargabete con Los Cedros es tan solo un ejemplo. La reforma actual (si alguien quiere o desea consultar los pliegos de contratación) maquilla ("mejora") con nuevos materiales lo que ya había. Nosotros a esto lo llamamos lavado de cara, si, pero nada más.  No replantea la distribución acera-asfalto, no respalda a los bares con terrazas abigarradas, no ofrece seguridad y esparcimiento a potenciales clientes del pequeño comercio ni ofrece continuidad en los necesarios itinerarios peatonales, las anchuras de las aceras son las mismas, no facilita la segregación en las intersecciones, no reduce peligros y ni tan siquiera incrementa el arbolado.  Mantiene, eso sí, el hábitat del coche intacto, con carriles mucho más anchos de los necesarios y en donde ni si quiera se pinta el asfalto. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda, y todos contentos. Se trata de una "modernidad" carente de solidez, de reflexión, de ánimo de transformación, de una perspectiva amable para con las personas que, en su mayoría, caminan.  

Es tal la desazón que nos produce que no hemos podido evitar escribir esta pequeña reflexión al respecto y aportar nuestro pequeño grano de arena.

garrido
REFORMA LLEVADA A CABO EN LOS CEDROS Y GARGABETE: ¿para qué sirve la isleta del medio? En la calle Gargabete hay una acera de menos de 1 metro (sigue igual); el bar de la esquina tiene una terraza abigarrada junto al tráfico y que además interrumpe el tránsito peatonal. Para más INRI, hay dos pasos peatonales cuando en realidad podría haber solo uno.

garrido
PROPUESTA DE SALAMANCAENBICI: proponemos una sola salida desde Gargabete a Los Cedros, sin isleta y con un solo paso peatonal. Aceras anchsa y una zona más amplia para conjugar una terraza del bar con arbolado y, tal vez, un pequeño espacio para la convivnecia peatonal. La acera de Gargabete es más ancha.